Maldito Karma, de David Safier

Se lee en 2 minutos

portada-maldito_karmaEsta novela, que fue un regalo personal, era totalmente desconocida para mí hasta que la tuve en mis manos. Me atrajo desde el principio ya que planteaba una idea bastante original: en la contraportada leemos que la protagonista es una exitosa presentadora de televisión que muere de forma repentina y se reencarna en hormiga debido al mal karma acumulado durante su vida humana. Un tema, que podría tratarse de una forma trascendental y mística, se mezcla, sin embargo, con toques de humor que convierten su lectura en algo ligero y entretenido.

No encuentro mucho más que decir, pero si algo me ha aportado esta lectura es hacerme reflexionar sobre la cuestión de los géneros y sobre cómo una novela puede etiquetarse y comercializarse de una forma u otra.

“Maldito Karma” tiene muchos rasgos que podríamos encuadrar dentro del género chick lit: las características de su protagonista (tanto físicas como psicológicas, sus tribulaciones y reflexiones sobre su cuerpo, su vida de pareja, su papel como madre, sus otras relaciones, etc.); el ámbito en el que se mueve (especialmente en los primeros capítulos donde aparece el mundo de la televisión, los premios, las alfombras rojas, etc.); y el propio tono de la narración, sencillo, fresco y desenvuelto. Sin embargo, ninguna información que se busque sobre esta novela te lleva a ese espacio literario. De ahí que me pregunte: ¿esto tiene que ver con el contenido del libro o con todas las circunstancias que lo rodean?

Con circunstancias me refiero a: autor masculino, editorial que no se inclina por ese género, fotografía utilizada en la portada y colores discretos elegidos en su diseño.  Si tuviéramos a una autora llamada “Megan Keyes”, una portada diseñada en vectorial con predominio del color fucsia y algún zapato de tacón, el libro estaría perfectamente encasillado en el chick lit y sería devorado por cierto tipo de público.

¿Hubiera sido mejor o peor para el éxito de este libro? Es difícil decirlo, pero en mi caso, seguramente no lo hubiera leído. De hecho, es posible que la persona que me lo regaló tampoco lo hubiera elegido para mí. La realidad ha sido otra y puesto, que lo he leído, puedo opinar: he pasado ratos entretenidos, quizá en algún momento me he cansado de chistes fáciles y planteamientos algo infantiles pero en definitiva me alegro de haber pasado unas horas con un texto que me ha hecho reír.

¿Recomiendo su lectura? Sí. Es fácil, rápido, gracioso, no requiere mucha concentración… Podría incluirlo en una lista de “lecturas para el verano”.

Pero ahora que lo pienso, sería muy apropiado en una lista que apareciera en Cosmopolitan, Marie Claire, Telva…

______________

Gracias por leer hasta aquí. Si te ha gustado esta reseña, compártela y recomiéndala.

Si quieres recibir las novedades de Libros en vena, suscríbete a la lista de correo.

Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

Soy escritora de fantasía y ciencia ficción. Mi primera novela, El Templo de los Inocentes, está disponible en formato digital en Amazon. Creé este blog porque la lectura y la escritura se deben compartir. Bienvenido/a. Participa. Comparte. Sugiere. Disfruta.

2 Comentarios

  1. Completamente de acuerdo. Es un libro que leí hace tiempo, y del que esperaba algo más. Demasiado simplón en algunos momentos y un humor que no llegó a engancharme. Para las tardes de verano, en las que, a veces, cuesta un poco coger el sueño a la hora de la siesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.