Calle de Magia, de Orson Scott Card

Se lee en 2 minutos

portada-calle_de_magiaEn estos días en los que Orson Scott Card se ha puesto de moda, gracias al cine, he decidido por fin acercarme a él. Sin embargo no he elegido su faceta más consolidada: la ciencia ficción. Me he decantado por la fantasía.

Calle de Magia es una obra relativamente reciente (2005) y podríamos clasificarla como una novela coral. Este aspecto, así como lo complejo de la trama, ha hecho que su lectura me resultara algo densa, motivo por el cual, he tardado más de un mes en leerlo. Sin embargo una vez terminada, es cuando he apreciado de verdad los valores que encierra esta historia.

El punto de partida es un bebé nacido en extrañas circunstancias que será rescatado de forma accidental por un joven vecino del barrio de Baldwin Hills en Los Ángeles. Desde el primer momento entendemos que ese niño, Mack Street, es tan protagonista como el propio barrio. La influencia que él ejerce en todos sus habitantes, así como lo que él recibe de ellos se convierte en un entramado en el que los deseos y los sueños humanos van a marcar el futuro de todos. Aquí podríamos utilizar ese dicho popular: ten cuidado con lo que deseas, porque se puede hacer realidad.

¿Qué pasaría si eso que deseamos nos puede llevar al a perdición o la desgracia? ¿Qué pasaría si hay alguien que puede predecir ese peligro en sus propios sueños? ¿Actuaría para salvar a sus vecinos o amigos o callaría por miedo a que le tomaran por loco?

Son muchas preguntas sobre nosotros mismos las que surgen al leer esta novela. Y eso es porque el autor logra retratar Baldwin Hills en todas sus dimensiones. No hemos estado nunca allí pero llegamos a conocerlo en profundidad: los dimes y diretes de sus vecinos, las historias tabú que todo el mundo conoce, las grandezas y miserias de todos y cada uno de los que habitan allí…

Pero no se engañe el lector: hay algo más allá de Baldwin Hills. Un mundo que no es humano. Los seres que lo habitan pueden ser tan temidos como amados. No diré más para dejar que lo descubráis de la mano de Mack Street si os decidís a abrir este libro.

Un valor más: el homenaje que Orson Scott Card hace a Shakespeare y su “Sueño de una noche de verano”.

¿Quién sabe si en nuestro propio barrio hay una calle especial, una casa especial, cuya puerta oculta un mundo mágico?

Cerraré con otra pregunta que puede tener una dimensión más realista: nuestros vecinos y nosotros actuando juntos, ¿tenemos el poder para cambiar las cosas?

_____________

Gracias por leer hasta aquí. Si te ha gustado esta reseña, compártela y recomiéndala.

Si quieres recibir las novedades de Libros en vena, suscríbete a la lista de correo.

Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

Soy escritora de fantasía y ciencia ficción. Mi primera novela, El Templo de los Inocentes, está disponible en formato digital en Amazon. Creé este blog porque la lectura y la escritura se deben compartir. Bienvenido/a. Participa. Comparte. Sugiere. Disfruta.

2 Comentarios

  1. Me gustan mucho más las novelas de Scott Card como escritor de Fantasía que como escritor de Ciencia Ficción. Si esta te gustó, te recomiendo la saga de Magos Primigenios, aunque me temo que la última hay que leerla en inglés porque la editorial la dejó colgada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.