Primera clase, de Miguel Ángel Furones

Se lee en 3 minutos

portada-primera_claseAviones. Música. Decisiones. Coincidencias. Estos son los ingredientes esenciales de “Primera clase”, que van dando sabor a la historia a través de tres escenarios: el avión donde viajan Alberto y David; el avión donde viaja Norah; y el salón donde Alicia y Belén pasan la tarde del sábado. Esos cinco personajes a través de sus recuerdos y reflexiones van tejiendo una trama en la que aparecen otros personajes que tienen casi tanto peso como ellos. El entramado de historias y cómo están enlazadas resulta interesante y mantiene despierta la atención del lector sobre todo porque los personajes están muy bien construidos.

Mi impresión general de la novela es buena, pero reconozco que en cuanto a su calidad es algo irregular. Creo que el texto está cuidado y que es una novela que se ha escrito con mimo, pero presenta algunos errores de estilo. Para explicarlo en detalle, debo hablar de los distintos tipos de narrador empleados.

En primer lugar encontramos un narrador objetivo, que no aparece muy a menudo pero es imprescindible para comprender algún matiz de las diferentes historias. Es necesario y encaja bien.

Los pasajes más interesantes son los que presentan un narrador que pone el foco en cada uno de los personajes. Este es, sin duda, el punto fuerte del autor que desmenuza con mucha pericia las emociones de los personajes. Se mueven de la determinación al arrepentimiento, de la esperanza por un futuro nuevo hasta la nostalgia de lo que han dejado atrás, o de la sinceridad y el reconocimiento hasta la capacidad para engañarse a uno  mismo. A través de un lenguaje lírico y expresivo (aunque con la elegancia de la sencillez) el autor maneja unos personajes sólidos logrando una conexión perfecta entre ellos y con el lector. En este aspecto, le doy a la novela un sobresaliente.

Lo peor llega con los diálogos en los que creo que el autor falla estrepitosamente. Me ocurre sobre todo con algunas intervenciones de Alicia y de Hilary. Nadie habla así por muy elevado que sea el nivel intelectual de una persona, o por muy capaz que alguien sea de expresar sus sentimientos (abiertamente o mediante metáforas), o capaz de meditar profundamente sobre cuestiones como el paso del tiempo, la emoción de la música… No resultan diálogos creíbles y eso me saca de la narración y me molesta como lectora. En su favor diré, sin embargo, que los escasos diálogos que hay entre Alberto y David me han parecido brillantes.

Otra cuestión que quisiera criticar (aunque sin desvelar nada de la trama) está en las tres primeras líneas de la página 131. Aparece un mal recurso para intensificar la intriga: engañar al lector. Creo que eso no se debe hacer nunca. Bien es cierto que dicho engaño se resuelve dos páginas más adelante pero pienso que es innecesario y no aporta nada a la novela.

Siendo, con estas objeciones una novela imperfecta (¿pero qué obra de arte no lo es?) su lectura es de agradecer. Un texto breve pero intenso. Un ritmo pausado, cómo lo es la vida en las escasas ocasiones en las que nos paramos a reflexionar, una trama múltiple muy bien hilada y con los puntos de conexión muy bien trazados.

Como lectora, me culpo de no haber traspasado las fronteras de sus páginas mediante la música. El Mesías, de Händel es una composición que conecta a todos los personajes. Hace años leí La Tabla de Flandes de Arturo Pérez-Reverte jugando la partida de ajedrez y creo que una experiencia parecida hubiera sido leer Primera Clase escuchando la música. Siento no haber tenido la oportunidad de leerla en esas condiciones.

En definitiva, recomiendo Primera Clase. Es un tipo de literatura que hay que masticar con calma, saborear y disfrutar despacio.

_____________

Gracias por leer hasta aquí. Si te ha gustado esta reseña, compártela y recomiéndala.

Si quieres recibir las novedades de Libros en vena, suscríbete a la lista de correo.

Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

Soy escritora de fantasía y ciencia ficción. Mi primera novela, El Templo de los Inocentes, está disponible en formato digital en Amazon. Creé este blog porque la lectura y la escritura se deben compartir. Bienvenido/a. Participa. Comparte. Sugiere. Disfruta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.