Pez en la hierba, de Ángel Gil Cheza

Se lee en 3 minutos

portada-pez_en_la_hierbaEsta novela me llegó a través de un sorteo que realizaron varias webs literarias y que yo misma anuncié en Libros en Vena. Obviamente cuando participo en un sorteo de este tipo es porque un libro me atrae y me apetece leerlo. Dicho esto, la sensación que me ha quedado al terminarlo ha sido agridulce ya que creo que Pez en la Hierba es un libro con altibajos.

Es una trama muy bien armada, que parte de un capítulo inicial que te atrapa al momento, y en la que seguiremos la investigación del asesinato de dos chicas jóvenes en la ciudad castellonense de Vila Real. No es una novela policial al uso ya que no es la policía o un detective quien realiza esta investigación, sino un editor que por cuestiones personales está decidido a averiguar la verdad sobre unos crímenes que en su día quedaron sin resolver.

Este planteamiento que, insisto, al principio del libro me atrapó, me hizo perder el interés cuando en ciertos pasajes del libro asistimos a una cantidad ingente de información innecesaria. Me explico con dos ejemplos: el autor nos cuenta en detalle cómo se vive en Vila Real el mundo del fútbol. Esto está bien ya que no es un tema habitual en la literatura pero se nota demasiado que es algo que el autor quiere hacer. Tiene ganas de hablarnos de su pueblo, del Villarreal Club de Fútbol, de la cantera, y de cómo todo esto dinamiza la vida de los vecinos. Luego entenderemos que en la trama va a ser importante, pero en un principio es una parte que se hace pesada. Otro ejemplo serían los pasajes en los que el protagonista trabaja con una autora de la que está editando su libro y hay todo un capítulo que parece más bien el resumen de una sesión de taller de escritura, en la que el autor aprovecha sus conocimientos sobre el tema para rellenar páginas de la novela. Y esto no tiene la misma excusa que el tema del fútbol, porque para la trama considero que es totalmente innecesario. Además, la relación entre estos dos personajes no me ha motivado absolutamente nada.

Ahora bien, al principio del post hablé de altibajos y es que creo que algunos aspectos de “Pez en la hierba” son de una excelente calidad. Hay un personaje que me ha fascinado: el padre del protagonista. Toda la historia gira alrededor de él. Es un personaje complejo, con una situación familiar y sentimental difícil. Es un gran desconocido para su propio hijo al que iremos descubriendo poco a poco a la vez que lo hace el protagonista. La relación entre los dos está muy bien llevada, con momentos difíciles y momentos entrañables. Igual que la relación con su ex-mujer. En este sentido es en el que valoro la novela y considero que ha merecido la pena leerla. Crear personajes sólidos, y expresar a la perfección esas sutilezas de las relaciones familiares, llenas de matices y tan difíciles de describir, es una genialidad. Por eso me sobran otros muchos aspectos (no porque sobren en sí mismos, sino porque ocupan demasiado espacio en la novela). Igual ocurre con la investigación del crimen. Su resolución depende de averiguar el trazado de una cueva que parece atravesar todo el subsuelo de Vila Real y cuyos detalles se hacen en ocasiones demasiado pesados. La investigación está llena de detalles sobre archivos, mapas, documentación antigua que el protagonista encuentra y traduce y el lector no necesita saber todo eso al detalle. Es como si el autor hubiera querido aprovechar al máximo todo aquello que ha investigado, mostrar que su propia investigación ha sido ardua y detallada y le ha dedicado un gran esfuerzo.

¿Cuál es el problema de base? Que se ve demasiado al autor-narrador y yo no quiero verle a él, quiero ver a los personajes, que son a los que realmente me interesa ver porque son sólidos, complejos y tienen mucho que aportar.

Todo eso, junto con algunos errores de estilo que he ido encontrando me han dado la sensación de que ha sido una novela editada con prisas. Tal vez en manos de otro editor (quien sabe si el propio autor podría haberlo mejorado) la novela hubiera quedado más equilibrada, más limpia de elementos supérfluos y todo aquello que tiene de bueno no hubiera quedado empañado por otras cosas.

Pero bien, mirando el lado bueno de esta lectura, insisto en que siempre recordaré esa relación entre el protagonista y sus padres, como un entramado familiar tan realista como complejo. Esto demuestra que Ángel Gil Cheza es un autor con gran talento y gran habilidad para lo humano, mucho más allá de los temas periodísticos o el trabajo de documentación.

____________

Gracias por leer hasta aquí. Si te ha gustado esta reseña, compártela y recomiéndala.

Si quieres recibir las novedades de Libros en vena, suscríbete a la lista de correo.

Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

Soy escritora de fantasía y ciencia ficción. Mi primera novela, El Templo de los Inocentes, está disponible en formato digital en Amazon. Creé este blog porque la lectura y la escritura se deben compartir. Bienvenido/a. Participa. Comparte. Sugiere. Disfruta.

8 Comentarios

  1. Pues coincido contigo en mucho. A mí también me pareció que le sobraban a la novela muchas páginas y datos que nada aportan.

    bsos!

  2. A mi también Pasqual me pareció un estupendo personaje, el mejor de todos. Aunque para mi el resultado general fue bueno, también hubo cosas que no me convencieron. Besos.

  3. Eso, ¡Pasqual! No suelo incluir nombres de personajes en las reseñas jejeje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.