Ana María Shua y la artesanía del microrrelato

Se lee en 3 minutos

charla-ana_maria_shuaNos trasladamos con este artículo al pasado 7 de mayo, cuando en la última sesión del ciclo “La obra en obras” Ana María Shua nos habló de su libro Fenómenos de Circo. Por ello, aunque es una escritora que maneja diversos géneros, la charla se centró en su forma de afrontar la escritura del microrrelato.

Lo primero que quiso dejar claro fue que la inspiración es un elemento totalmente secundario en su trabajo y que, como mucho, le sirve para interesarse por los temas. Pero las ideas “no le vienen” por sí solas, sino que tiene que sentarse frente al ordenador y proponérselo (he de decir que esta afirmación tan tajante hizo reflexionar a muchos de los asistentes que, como es mi caso, escribimos o asistimos a talleres de escritura, etc.). Para ella es fundamental el texto de Edgar Allan Poe “Filosofía de la composición” donde describió el método utilizado para la escritura de “El Cuervo”, un método completamente racional.

Fenómenos de Circo es una buena prueba de este trabajo concienzudo, voluntario y consciente que le llevó unos tres años de trabajo. Surgió a partir del relato “Mago con serrucho” que escribió por encargo para El País. A partir de él, decidió escribir un nuevo libro de microrrelatos (el quinto de este género en su trayectoria, más otras antologías que se han publicado o traducido). Cuando vio que el mundo del circo daba mucho de sí, tuvo claro que podría centrarse en un sólo tema, algo que nunca había conseguido. Para ampliar los conocimientos superficiales que cualquiera de nosotros tiene sobre el circo, se dedicó a investigar la historia del circo, a leer sobre famosos o no tan famosos artistas, noticias circenses que en su momento aparecieron en la prensa… En definitiva, una labor que parece más propia de un novelista cuando escribe género histórico o quiere ser detallista y preciso en la ambientación de su trama. En este caso, una tarea que lleva a Ana María Shua a encontrar un filón de personajes, actuaciones y hechos insólitos. Ella les dará una vuelta de tuerca y en algunos casos un carácter fantástico o “una mirada extraterrestre”.

La autora destacó, además, otros aspectos de la escritura de microrrelatos. Es el único género que escribe a mano en la fase inicial, puesto que para ir componiendo el libro completo, revisar o corregir ya utiliza el ordenador. No es partidaria de la brevedad extrema pues cada micro debe tener la extensión que necesita para contar lo que quiere contar. Nos recuerda que en muchas entrevistas le preguntan por la relación entre el auge actual de la microficción y Twitter y ella insiste en que son fenómenos que no tienen nada que ver entre sí. Un tweet con sus 140 caracteres no es un microrrelato.

Respecto al contenido de sus textos, Ana Mª Shúa siempre intenta que algunos hagan reír pero un microrrelato no es un chiste. Además, si tiene que elegir, se queda con los que hacen reflexionar al lector o incluso le indignan. Un buen microrrelato supone un impacto en la mente del lector, que necesita reposar unos segundos lo que ha leído para abarcar completamente lo que acaban de contarle. Por ese motivo, es cansado leer muchos microrrelatos seguidos. El lector debe saber que el microrrelato requiere su ritmo y sus tiempos.

portada-fenomenos_de_circo_argentina

Portada argentina de Fenómenos de Circo

Termino este repaso, transmitiendo lo que lee Ana María Shua, pues siempre es interesante saber qué lee un escritor. Suele leer libros afines a lo que esté escribiendo en cada momento. Si escribe microrrelatos, eso es lo que más lee. Afirma que es tan importante leerlos buenos como malos, porque en ambos casos aprende mucho. Inspirarse en otros textos es esencial pero hay que tener cuidado con esa frontera finísima que separa la inspiración de la copia.

En general, y durante toda su vida, ha leído y lee cuentos. Desde Las Mil y Una Noches hasta cuentos de los Grimm, pasando por los que recoge Italo Calvino, o cuentos populares japoneses, chinos… Últimamente se ha interesado especialmente por los cuentos populares latinoamericanos y de pueblos indígenas africanos o australianos. Es obvio que Ana María Shua vive por y para el cuento y de esa forma se entiende el tremendo éxito que tiene como escritora infantil, al margen de sus obras más adultas.

Como resumen, puedo concluir que para escribir microrrelatos como Ana María Shua hay que conocer el género en profundidad, hay que investigar, documentarse, sentarse en la mesa de trabajo y plantearse un proyecto. Y, por último, pero no menos importante, hay que ser Ana María Shua.

____________________

Gracias por leer hasta aquí. Si te ha gustado este artículo, compártelo y recomiéndalo.

Si quieres recibir las novedades de Libros en vena, suscríbete a la lista de correo.

Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

Soy escritora de fantasía y ciencia ficción. Mi primera novela, El Templo de los Inocentes, está disponible en formato digital en Amazon. Creé este blog porque la lectura y la escritura se deben compartir. Bienvenido/a. Participa. Comparte. Sugiere. Disfruta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.