Y pese a todo…, de Juan de Dios Garduño

portada-y_pese_a_todoHoy os traigo la reseña de una novela que está de plena actualidad gracias a su adaptación cinematográfica. Tuve la suerte de que me la recomendaran hace unos años (no hacía mucho de su publicación) y he de decir que me atrapó desde la primera página y que la leí en un par de días.

Confieso que nunca había leído una novela de terror escrita por un autor español, así que no tenía ni idea de lo que se cocía en nuestro país en cuanto al género. Lo bueno es que esta primera vez no pudo haber sido mejor y pasé tanto miedo como el que recuerdo al leer “Cementerio de animales” de Stephen King, o algunos relatos de Poe o con los escalofríos que me provocaron los capítulos del ataque del tiranosaurio cuando leí “Parque Jurásico” de Michael Crichton.

Además del terror, en “Y pese a todo…” me impresionó cómo en una historia con un número tan escaso de personajes, el autor había creado todo un mundo en el que el lector podía fácilmente sumergirse. Me impactó el ambiente nevado, frío y desolado de la ciudad de Bangor (donde, por cierto, vive el maestro Stephen King al que se hace, con ello, un homenaje). Me metí en la historia gracias al desarrollo de los personajes, especialmente de los dos adultos: son vecinos y antiguos amigos, viven aislados en un mundo post-apocalíptico con falta de energía, comida, etc. y sus casas están una al lado de la otra pero no se dirigen la palabra debido a antiguas rencillas personales.

Esto da una idea de cómo el autor ha dado especial importancia al lado humano de la historia y el contexto sirve para poner a esos personajes en una situación límite en la que tendrán que decidir si pueden seguir odiándose o deben colaborar. Hay una gran influencia de Stephen King en cuyas novelas es frecuente encontrar conflictos vecinales o familiares. Por eso aparecen ciertos guiños hacia el escritor, así como otros guiños literarios o cinematográficos. El marco terrorífico viene del total aislamiento, la soledad y la existencia de unos seres (podemos llamarles mutantes, monstruos, zombies… realmente no importa salvo por el miedo que dan) que van a poner sus vidas en peligro. Los elementos se conjuntan de tal manera que aún siendo un tema a día de hoy tan trillado (esto lo dice una fan absoluta de la serie The Walking Dead) aporta ciertas novedades que, por supuesto, no voy a desvelar aquí.

El motivo de escribir esta reseña ahora es que he releído la novela y lo he hecho porque el mismo día de su estreno (realmente estaba contando los días hasta que llegara) fui a ver la película “Extinction”. Nada más volver a casa, me dirigí a la estantería donde estaba bien guardada y la devoré, de nuevo, en un par de tardes.

portada_extinctionPuesto que no recordaba algunos detalles quería comparar la película y la novela y ver qué cosas habían cambiado. En esencia, en el guión han decidido complicar un poco más la relación entre los dos protagonistas, y la niña tiene más edad por lo que en la película me ha resultado más interesante (es un personaje magnífico, interpretado por una actriz genial que espero podamos seguir viendo en pantalla según vaya creciendo). También cambia el personaje interpretado por Clara Lago y el final es algo distinto. En resumen, algunos cambios que recoge el guión me han gustado y otros me han gustado menos pero la conclusión es que se ha hecho una película de gran calidad basada en una novela que no deja indiferente a nadie. Gracias a esos cambios, si has visto la película, podrás leer la novela y no perder el efecto sorpresa en bastantes capítulos.

Para quien no la conozca, ahora se ha vuelto a publicar junto con el guión de la película y con un diseño que incluye la carátula. Por lo tanto podéis disfrutar de la novela, ir al cine y leer el guión. Da igual el orden que elijáis.

Creo que tanto los lectores como los aficionados al cine estamos de enhorabuena. La calidad es la calidad a la hora de contar una historia, da igual cual sea el formato en el que se haga.

Compártelo enTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *