Tres ratones ciegos, de Agatha Christie

portada-tres_ratones_ciegosCuando participé en el homenaje “bloguero” a Agatha Christie no sólo leí “El espejo del muerto” puesto que me apetecía leer también un texto en los que no apareciera ninguno de sus detectives estrella.

“Tres ratones ciegos” se desarrolla en una casa de huéspedes recién inaugurada cuyos dueños, una joven pareja, esperan con ilusión que tenga éxito para poder vivir de este negocio. Hay un asesinato (es obvio que este elemento no puede faltar) pero parece ajeno al lugar y a estas personas pues ha ocurrido en otra casa situada en una calle diferente.

La casa de huéspedes, que se nos describe como un lugar acogedor e idílico se irá convirtiendo poco a poco en un lugar inquietante cuando empiecen a llegar huéspedes, a cual más raro, que parecen siempre ocultar algún secreto. Y lo que es peor, una intensa nevada deja la casa completamente aislada, de manera que nadie podrá entrar ni salir.

Así que, sin contar más para no desvelar las sorpresas de la historia, resumo: nos encontramos con un escenario claustrofóbico, una intriga que se va creando poco a poco, y un enigma que va más allá de quién ha cometido el crimen, pues esta vez el lector tampoco sabrá quién va a resolver el asesinato. En este sentido me ha parecido interesante la ausencia de Hércules Poirot o Miss Marple, que es exactamente lo que esperaba cuando elegí “Tres ratones ciegos”.

Excelente narración breve, que atrapa desde las primeras páginas y cuya resolución es, como siempre en la señora Christie, perfecta.

Compártelo enTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *