Todos Sentados en el Suelo, de Connie Willis

portada-todos_sentados_en_el_sueloCuando uno empieza a leer una obra de una autora que ha recibido doce premios Hugo, siete premios Nebula, y cuatro Locus, sabe que se encuentra ante uno de los monstruos de la ciencia ficción. Por eso no me ha sorprendido que esta novela corta me haya gustado tanto. Lo que no sabía es que Connie Willis es a la ciencia ficción lo que Terry Pratchett es a la fantasía y eso es un halago de mucha envergadura. Aclaro, para quienes no conozcan al británico, que me refiero al sentido del humor a la hora de tratar temas que tradicionalmente en la literatura se han tratado con bastante seriedad y dramatismo.

Hace poco leí un interesante artículo que afirmaba que a día de hoy no tenía sentido escribir fantasía si no era fantasía cómica. No estoy de acuerdo con una afirmación tan categórica pero pienso que el sentido del humor es bienvenido en cualquier género incluida la ciencia ficción. Podéis leer el artículo aquí.

Todos Sentados en el Suelo nos habla de un encuentro extraterrestre. Según lo que he aprendido en todos estos años de lecturas y cine diría que cuando los extraterrestres vengan, lo harán para a) estudiarnos y hacer experimentos con nosotros, b) compartir con nosotros su cultura superior para ayudarnos a evolucionar o c) destruir el planeta Tierra. Con este libro, sin embargo, he descubierto que hay otra posibilidad, pero no voy a desvelar nada porque no quiero arrebataros, futuros lectores, el placer de descubrirlo por vosotros mismos. Lo que sí puedo asegurar es que os vais a reír. La protagonista, una mujer inteligente y sensata, tendrá que vérselas no sólo con los extraterrestres sino con una selección de humanos cuya estupidez no tiene límites. Las situaciones que vive, al borde de agotar la paciencia de cualquiera serán otra fuente de divertimento, porque la única manera de sobrevivir a ellas, será tomárselas con humor.

Por ponerle una pega, diría que el protagonismo que tienen los villancicos e himnos religiosos en la historia puede resultar demasiado lejano para el lector español medio. Sin embargo, la forma en la que este tema aparece, tratado también con gran sentido del humor, hará que no nos perdamos y podamos disfrutarlo tanto como un lector que conozca todas esas canciones.

En definitiva, una obra imprescindible. Es tan breve que se lee en una tarde y os puedo asegurar que esa tarde será buena.

 

Compártelo enTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

Soy escritora de fantasía y ciencia ficción. Mi primera novela, El Templo de los Inocentes, está disponible en formato digital en Amazon. Creé este blog porque la lectura y la escritura se deben compartir. Bienvenido/a. Participa. Comparte. Sugiere. Disfruta.

2 Comentarios

  1. Se dice que para gustos están los colores, y en este caso, me temo que es así. La novela en cuestión es breve, y la verdad es que lo agradecí, porque en otro caso la hubiera abandonado en la página 10. No me enganchó en ningún momento, y tanta mención a himnos religiosos y villancicos no consiguió sino hacerme bostezar e incitarme al abandono de la lectura.

    • Lo de los himnos y las canciones es cierto que puede resultar algo tedioso, porque nos suenan super ajenos. ¡Pero no me digas que la idea de la novela no es genial! ¿Por qué siempre tenemos que imaginar las invasiones extraterrestres en la misma línea? Me encanta que a algunos escritores se les ocurran ideas tan rocambolescas como esta 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *