En regiones extrañas, de Lola Robles

portada-en_regiones_extranasEl pasado 23 de junio tuve el gran honor de presentar en Madrid el último libro de Lola Robles: un ensayo sobre la literatura de ciencia ficción, lo fantástico y lo maravilloso. Es esencial para aquellos que quieren introducirse como lectores en estos géneros o refrescar ideas, si es que ya los leen. Para los escritores, es una guía que nos ayuda a enfrentarnos a los géneros no realistas y nos empuja a traspasar sus fronteras para disfrutar de los géneros híbridos.

Este es el texto de la presentación que, a la vez que una reseña, es un homenaje a esta escritora de la que he aprendido tanto.

<<El subtítulo de “En regiones extrañas” dice: “un mapa de la ciencia ficción, lo fantástico y maravilloso”. En la invitación a este acto, la frase utilizada como reclamo afirma, de forma muy acertada, que “Este libro es el mapa de un tesoro”.

Un mapa es un objeto precioso en sí mismo porque nos abre caminos y nos guía hasta donde queremos ir. A veces con una dirección determinada o, a veces, para perdernos después.
El tesoro al que este mapa nos lleva es la Literatura de lo extraño, de lo imaginario, de lo mágico. Es, por tanto, un tesoro de valor incalculable. Esta Literatura abarca mundos enteros, universos infinitos, personajes posibles e imposibles, tiempos fragmentados y temas humanos e inhumanos. Es tan amplia que el estudio y definición de sus géneros es muy complejo y uno de los grandes logros de este libro es dar un orden al caos de esa variedad que a veces parece inabarcable.

Lola Robles navega con soltura entre esos conceptos porque lleva muchos años leyendo y estudiando los géneros no realistas, además de escribir ciencia ficción. Su blog Escritoras Fantástikas es una referencia esencial y, de alguna manera, parece que mucho del trabajo realizado en él apuntaba a la creación de este libro. “En regiones extrañas” consigue explicar lo complejo con la sencillez del que tiene gran afán por enseñar y divulgar; lo hace, además, con el rigor que requiere un estudio de este tipo y con la modestia propia del que se acerca a temas polémicos desde el respeto a la opinión del otro.

Los géneros no realistas forman un universo tan complejo que cuando yo me limite a decir “Literatura Fantástica” estaré haciendo una simplificación muy torpe, como prueba este libro. Pero de entre las numerosas etiquetas posibles he elegido esta para resaltar el doble sentido del adjetivo “Fantástico”: concretamente la acepción coloquial que recoge el diccionario de la RAE donde fantástico significa “magnífico, excelente”. Porque así creo que es la Literatura Fantástica y así creo que es “En regiones extrañas”. Un libro magnífico, excelente.
¿Qué es este libro? Ya hemos dicho que es un mapa. Pero no es sólo eso.

Este libro también es un viaje a través del tiempo.
Es un viaje que nos lleva al pasado, al de todos y todas, pues recorre la historia de la literatura. Y también a un pasado más personal donde recordaremos esas lecturas con las que nos iniciamos y que hicieron que nos rindiéramos a la Literatura Fantástica. Es, asimismo, un viaje por el presente. Este presente que vivimos, tan racional y científico, a pesar del cual, la Literatura Fantástica está más viva que nunca. Cito a Lola: “Ocurre que por fortuna los GNR gozan no ya de una buena, sino de una excelente salud en estos tiempos nuestros.Tiempos críticos que pese a su gravedad suelen elevar la calidad literaria”.El tercer viaje en el tiempo que nos brinda “En regiones extrañas” es un viaje al futuro donde están los libros y los relatos que desearemos leer en cuanto hayamos recorrido estas páginas. Viviremos esa ansiedad del lector hambriento cuyas lecturas pendientes se van acumulando sin remedio posible.

Este libro también es una invitación porque la Literatura Fantástica enamora pero también genera rechazo en numerosos lectores. Cito de nuevo a Lola: “Continúan existiendo fuertes prejuicios contra estos géneros por parte de personas de todos los estratos sociales y culturales, que afirman «no comprender» este tipo de obras, «no creérselas porque lo que cuentan no es real», «no sentirse identificadas con ellas», «no tener interés alguno por conocerlas», e incluso hay quienes no toleran en absoluto o les irrita la aparición en una obra literaria de entidades de ficción no realistas”.

Estos lectores reticentes quizá le temen al pacto de ficción que han de realizar, y que resulta algo más exigente que el pacto de ficción que se hace ante otras narrativas. Ese miedo, como suele ser habitual, viene del desconocimiento, así que Lola Robles con este libro pone remedio a esa ignorancia y, por tanto, invita a los reacios a iniciarse; e invita a los iniciados a profundizar.

“En regiones extrañas” también es una bandera de igualdad porque en sus páginas, las escritoras están al mismo nivel que los escritores, algo que, sistemáticamente se ha ignorado y se sigue ignorando en muchos estudios literarios (no hay más que hojear los libros de texto que manejan nuestros niños y jóvenes en los colegios, en los que las escritoras parecen no existir o, como mucho, aparecen en un segundo plano). Pero las mujeres escriben. Y sí: escriben fantasía y relatos maravillosos. Y fueron las que mantuvieron viva la literatura gótica en los tiempos en que ser escritora era un acto de rebeldía. Y sí, también (aunque muchos insistan en negarlo) escriben ciencia ficción. Ahí están, para demostrarlo, Ursula K. Le Guin, Nancy Kress, Margaret Atwood, Conchi Regueiro, y muchas más… incluyendo a una tal Lola Robles.

Hoy ella no ha venido como escritora de ficción. De hecho, como escritora de ficción debería estar ahora mismo en otro sitio recogiendo un premio, algo que ha solventado enviando a otra persona que la represente porque por más que se mueva en terrenos fantásticos, hasta el día de hoy no tiene el don de la bilocación. Hoy, Lola Robles está aquí como divulgadora de un tipo de Literatura que se merece estar al mismo nivel que otros géneros, por su calidad y, muchas veces, por su osadía.

Por eso este este libro también representa una lucha (eso sí, una lucha dialéctica y pacífica, como le gustan a Lola); una lucha por reivindicar la Literatura Fantástica.

Si he hablado de la ausencia de escritoras en los libros de texto, el panorama en cuanto a la Literatura Fantástica es desolador. Con suerte, nuestros jóvenes estudiarán algo de Bécquer, Poe o Borges pero ni siquiera se les llamará “autores fantásticos o de ciencia ficción”. Si de estos manuales dependiera, nuestros jóvenes apenas sabrían que esta literatura existe. Pero a ellos no les importa: ellos buscan lo fantástico desde los cuentos infantiles hasta la literatura juvenil. Porque sus mentes están abiertas a la belleza de otros mundos, a lo inexplicable de otros seres y a la máxima tolerancia ante lo extraño. Los adultos que sí amamos la Literatura Fantástica somos afortunados, ya que hemos conservado algo del niño que fuimos. Y nos preguntamos por qué otros adultos lo han perdido.

Yo también les invito a abrir esa puerta a la fantasía, al futuro, al pasado alternativo o a lo que nos incomoda y nos maravilla por igual. Y si no saben por dónde empezar, aquí está Lola Robles para recordarnos que el mundo no tiene límites.

Y esos no-límites empiezan aquí, en este mapa del tesoro. En estas “Regiones extrañas”. >>

_______________

Si quieres comprar “En regiones extrañas” (formato digital), lo encontrarás en la plataforma Lektu.

Si te ha gustado esta reseña, me encantaría que la compartieras. Puedes aportar alguna idea que ayude a mejorarla dejando un comentario. icon-smile-o

Compártelo enTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *