Poema del Cid, Anónimo

portada-cidHoy voy a hablar del clásico entre los clásicos dentro de la literatura en castellano. No voy a escribir nada parecido a un comentario crítico, puesto que no me siento con autoridad ni conocimientos suficientes para semejante tarea.

Lo que me interesa compartir en esta entrada es la experiencia de leer esta obra con una mente adulta y la práctica lectora de muchos años, en lugar de la obligada lectura que todo estudiante español se ve forzado a afrontar en el colegio.

Para mí, aquella lejana lectura infantil o pre-adolescente (no recuerdo bien) supuso no entender la importancia del texto para la historia de nuestro idioma; ni entender sus peculiaridades y diferencias con la poesía épica de otros países (que a día de hoy sí conozco); ni extraer todos los matices que ayudan a entender en profundidad la mentalidad medieval castellana, etc. Ahora todos esos aportes me han llegado con suma facilidad al leer el texto y, he de añadir, disfrutarlo en gran medida.

Otro motivo de disfrute ha tenido que ver con mi afición a un género particular (y que tal vez muchos lectores de este post compartan): la fantasía medieval. El Cantar de Mío Cid tiene todos los elementos que encontraríamos en una novela actual adscrita a dicho género. Un viaje (que podemos acompañar con su correspondiente mapa), guerras de conquista, intrigas palaciegas, traiciones, juicios, duelos, batallas, etc. Nada que envidiar a cierta saga (cinco libros hasta la fecha) que arrasa en las librerías y en su versión serie televisiva.

Por todo ello, considero que hay muchas razones para leer el Poema del Cid: desde un interés histórico y filológico hasta un interés… digamos… más “friki” o bien partir de una postura más neutra. La cuestión es sacarse prejuicios (y en casos extremos hasta malos recuerdos) por haberla leído la mayoría de nosotros a una edad que no era la más apropiada.

Se puede elegir, entre las muchas ediciones que existen: castellano antiguo, castellano moderno, o lo más recomendable una edición doble que te permita moverte con libertad de una versión a otra. Sea como sea, recomiendo a todos, especialmente si han pasado muchos años, que recuperen esta joya y disfruten.

Compártelo enTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

2 Comentarios

  1. Curiosamente, yo lo hice. La leí en el instituto obligada por mi profesora de Literatura. Yo tenía claro que me iba a inclinar por las Ciencias Puras, pero ella sabía lo que a mí me gustaba escribir y leer. por aquel entonces no aprecié lo que significaba leer el Cantar del Mío Cid, pero más tarde, movida por cierta nostalgia adquirí una edición un poco más moderna y me encantó. Recordaba vagamente algunos pasajes del libro pero, en general, resultó ser todo un nuevo descubrimiento. Es lo que tiene madurar!! Por cierto, algo parecido me pasó con Tirant Lo Blanc, de Joanot Martorell. Te lo recomiendo.
    Un saludo!!

    Te invito a visitar mi nuevo blog http://arthe24.wordpress.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *