Lectores aéreos, de Gabriella Campbell

portada-lectores_aereosOs traigo un libro de una escritora de ficción y, también, autora de gran número de artículos sobre escritura que sigo desde hace mucho. Conocí a Gabriella Campbell porque a través de Facebook me llegaron algunos enlaces a su blog y a partir de ahí ya no pude dejar de leer sus posts. Los contenidos son de gran utilidad para cualquiera que se dedique a escribir, aportan la visión de autores españoles y extranjeros sobre el tema, y están escritos con gran sentido del humor. Por todo ello tenía muchas ganas de leer las creaciones literarias de Gabriella Campbell y, aunque parezca ilógico, he decidido empezar por su última publicación.

“Lectores aéreos” contiene quince relatos de género difuso pero que se mueven casi siempre en el terreno de la fantasía y/o la ciencia ficción (géneros que mezcla sin ningún pudor y con gran acierto), a los que añade algún toque siniestro en muchos casos. La antología guarda gran coherencia en cuanto al estilo, el tipo de personajes y ese toque “raro” que sirve como elemento sorpresa.

El estilo es cuidado, sencillo y en general, evita artificios o trampas. Predomina el tiempo lineal y la cercanía a los personajes, bien a través de la primera persona o con un narrador pegado al protagonista. Resulta, por tanto, fácil identificarse con los personajes, incluso en los casos en los que no son gente corriente con vidas parecidas a las nuestras.

Siempre hay un giro o un elemento de extrañeza que nos sorprende: si partimos de un ambiente cotidiano, ocurrirá algo que nos sacará de él; si partimos de un escenario histórico o un mundo fantástico también pasará algo que no encaja o que no esperamos. Por eso es una delicia recorrer un relato tras otro y dejarse sorprender con cada uno. Nunca sabes qué vas a encontrar cuando comienzas uno de los cuentos y, mucho menos, sabes cómo va a acabar. Sin embargo, podemos disfrutar de cierta uniformidad que viene de un estilo personal, un sello que no todos los escritores son capaces de alcanzar.

Respecto al “quién” encontraremos criaturas fantásticas, asesinos, estafadores, extraterrestres, robots, pitonisas o gente corriente. En cuanto al “dónde”, naves espaciales, espacios distópicos, palacios, ciudades, carreteras rurales, hoteles o casas con mucha personalidad. Y en lo que se refiere al “cuándo” estaremos en el pasado, el presente o el futuro. Si intentáis establecer alguna correspondencia entre los elementos que he enumerado, os advierto de que no vais a acertar y eso es porque Gabriella logra combinar elementos que, a priori, parecen incompatibles. Sin embargo, funcionan. Y funcionan muy bien.

Lectores aéreos se lee muy rápido a no ser que, como me ha ocurrido a mí, queráis volver varias veces a algunos de los textos. Yo he querido recrearme en los detalles de los que más me han gustado, una vez que el impacto de la primera lectura se ha pasado. Y, aún conociendo los finales, los giros y las sorpresas, merece la pena volver a leerlos.

Entre esos favoritos se hallan “Ir a morir” (magistral en cuanto al sostenimiento del suspense y de una gran belleza), “Musa” (final impactante), “El día en que desaparecimos” (final más impactante aún), “Black Magic Woman” (lo paranormal se vuelve delicioso) y “Delirio” (que me ha recordado a lo que más me gusta de Stanislaw Lem).

Después de pensar en los títulos que he seleccionado, me vienen a la mente detalles de los otros y realmente no hay ni uno solo que no tenga algo especial: un objeto, un personaje, una revelación que no se olvida fácilmente.

Convencida de que debo recomendaros este libro, termino la reseña con dos enlaces para su descarga (desafortunadamente sólo está disponible en versión digital). Por 2,99€ no hay excusa para no convertirse en un lector aéreo:

Lectores aéreos en Lektu

Lectores aéreos en Amazon

Compártelo enTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *