La Condesa Sangrienta, de Alejandra Pizarnik

portada-la_condesa_sangrientaPoner muchas expectativas a la hora de abrir un determinado libro conlleva siempre un riesgo. Y a veces, sí, ocurre que nos inunda una profunda decepción.

Esta obra tenía a priori todos los ingredientes necesarios para fascinarme. Empezaré por decir que la autora es una poetisa argentina encuadrada en la corriente surrealista. Su vida, además, encaja en ese tipo de “poeta maldito” que tanto nos fascina con el paso del tiempo: infancia complicada, multitud de complejos, adicciones, etc. Cuando entramos en su poesía encontramos imágenes tan potentes como íntimas, sentimientos a flor de piel y una atmósfera que nos atrapa en cuanto leemos unos cuantos versos. Por otra parte, el personaje de Erzsébet Báthory es suficientemente interesante como para imprimir fuerza a cualquier texto que trate sobre ella.

Es por todo esto que esperaba mucho de “La Condesa Sangrienta”. Sin embargo, he encontrado poco más que un resumen bastante anodino de algo que ya había leído en un magnífico ensayo de Alejandra Vallejo-Nágera titulado “Locos de la Historia”.

En realidad Pizarnik sí que hizo un resumen (se me escapa cuál fue el verdadero objetivo), pero se basó en la biografía novelada con el mismo título escrita por la francesa Valentine Penrose. Si algo me ha aportado esta lectura han sido ciertas ganas de leer dicha obra.

La otra gran aportación ha sido el aspecto formal de la edición que ha llegado a  mis manos gracias a las ilustraciones de Santiago Caruso. Son de gran calidad y en ellas el rojo destaca sobre el blanco y negro con elegancia, expresando perfectamente el espíritu del personaje de la Báthory. A mi modo de ver, son el verdadero corazón de este libro.

Puedo decir, para terminar, que toda lectura merece el tiempo que le dedicas gracias al aprendizaje que te llevas contigo, y también puedo decir que a partir de ahora buscaré a Pizarnik sólo en su poesía.

Haced lo mismo.

Compártelo enTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *