Encuentro con Virginia Gasull

El día 27 de enero varios blogueros tuvimos un encuentro literario y enológico con Virginia Gasull, autora de In vino veritas. Estuvieron Manuela, de Entre mis libros y yo; Beatriz, de De lector a lector; Pedro, de El búho entre libros; y Bárbara, de Mi cesta de mimbre, además de una servidora.

encuentro_virginiagasullEs difícil saber si a Virginia le gusta más el vino o la literatura. Para hablarnos de su libro nos obsequió con una pequeña cata de vinos de Burdeos, muy similares a algunos que aparecen en la novela. La forma en la que describió su sabor, color y textura, preparándonos para que nuestros paladares disfrutasen (y entendiéramos lo que íbamos a probar) mostraba claramente cómo le apasiona el mundo del vino. Por otro lado, la sinceridad y detallismo con los que compartió sus “secretos” como escritora hablan de una autora metódica, perfecccionista, y que vive al máximo el proceso de creación de una novela.

La calidad de In vino veritas ya habla por sí sola del talento de Virginia Gasull como novelista, pero de momento no diré más de la obra, reservándome para una reseña que publicaré en unos días. Tampoco voy a valorar sus conocimientos sobre vinos (eso habría que dejárselo a los expertos), aunque he de decir que las dos variedades que nos dio a probar eran exquisitas. De lo que quiero hablar en este post es de Virginia Gasull, escritora.

Su afición al vino la llevó a viajar por Burdeos y lo que allí descubrió sobre lo ocurrido durante la Segunda Guerra Mundial le dio la idea para lo que se iba a convertir en su primera novela, después de años escribiendo relatos cortos.

Parte de su método de trabajo está inspirado en Spike Jonze que, aunque es un hombre multi-tarea, sobre todo es conocido como director de cine y ha realizado joyas como Her, Donde viven los monstruos y Cómo ser John Malkovich. Buena referencia, por tanto, ya que son películas que no dejan indiferente a nadie. Tanto Spike como Virginia escogen una pared de su casa y la plagan de imágenes, recortes, borradores y post-it al más puro estilo de un psicópata de manual (no lo digo yo, ¡lo dice la propia Virginia!). Eso le ayuda a tener siempre delante una visión global de la obra, según se va construyendo.

¿Cómo logra colonizar esa pared que, según afirmó, a veces asusta a sus amigos? (esto lo dijo riéndose, por supuesto): con un largo y sistemático proceso de investigación y documentación. No sólo se documenta en los libros, sino también en los lugares en los que transcurre su novela, viaja al extranjero o por España, transmite su pasión a personas que le abren la puerta de sus casas, para que tanto los exteriores como los interiores sean lo más realistas posibles. Los personajes están trabajados al mismo nivel: Virginia Gasull se mete en su piel, realizando los mismos recorridos o recreando algunas acciones de la protagonista. En definitiva, se puede decir que vive su novela antes de escribirla y no deja ningún detalle al azar.

encuentro_virginiagasull_firmaCon tanta minuciosidad no es de extrañar que la documentación e investigación para In vino veritas le llevara un año entero, frente a los seis meses que tardó en el proceso de escritura propiamente dicho.  También habló de cómo se obsesionó con la historia, sin dejar de pensar en los personajes a todas horas, en los diálogos, en los puzzles y nudos de la trama, etc. Sin embargo, algo debe de haberle gustado, ya que está otra vez sumida en una nueva investigación con la que sin duda, nos regalará “pronto” una apasionante segunda parte.

*Mis más sinceros agradecimientos a la editorial Suma de Letras, en cuya sede se celebró el encuentro, y a María Alonso por la invitación.

Compártelo enTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *