Encuentro con Romain Puértolas

encuentro-romain_puertolas2El pasado 3 de junio tuve la oportunidad de conocer al autor hispano francés Romain Puértolas para hablar de su libro “La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel”. Agradezco a la editorial (Grijalbo) la invitación a este encuentro en común con otros responsables de webs literarias y por poner en mis manos este título de un escritor que hasta ahora era totalmente desconocido para mí.

Cuando recibí el libro, el título me sorprendió y he de decir que no para bien, puesto que nunca me han gustado los títulos excesivamente largos. Especialmente cuando a raíz de la saga Millenium, de Stieg Larsson, empezaron a ponerse de moda en diversos géneros. Al leer el dossier de prensa, descubrí que Romain Puértolas había saltado a la fama del mundo literario con su primera novela “El increíble viaje del faquir que se quedó atrapado en un armario de Ikea”. Sabido esto, una de las cosas que estaba deseando preguntarle era el por qué de la elección de sus títulos. Bien, pues su respuesta me convenció: le gusta que con el título el lector ya empiece a soñar y se meta en la historia. Nos recordó además que en la literatura esto ha existido siempre, y sin ir más lejos, podemos pensar en “El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha”, aunque popularmente nos refiramos a él de forma abreviada.

Más allá de los títulos, Romain Puértolas nos contó más cosas sobre sí mismo y sobre su trabajo como escritor. Para empezar se define como una persona seria y responsable pero con un gran sentido del humor, algo que destaca en cuanto comienza a hablar. Desprende optimismo y energía positiva en lo que dice y en cómo lo dice y eso es algo que se refleja en sus obras puesto que aunque trata temas importantes (a veces dramáticos) siempre lo hace con un toque de humor. Es interesante saber que ha sido durante años inspector de policía y en lugar de escribir novela negra, se inclina por la ternura, la fantasía y el humor.

Esa frescura y espontaneidad parece también estar presente en su método para escribir ya que tiene una facilidad excepcional. Escribe en todas partes y de forma continua ideas que le vienen espontáneamente: en post-it, en servilletas, en cualquier espacio que tenga disponible aprovechando cualquier momento. En concreto, confesó que el 80% de su última novela fue escrita en su teléfono móvil y lo hizo en menos de veinte días. Aunque para la corrección y el pulido del texto necesite mucho más tiempo, se siente muy distinto de otros escritores que afirman “escribir con dolor” o que definen el proceso de escritura y la conclusión de un libro como una experiencia similar a un parto.

Otro aspecto interesante es que sus dos novelas están escritas dos veces: la primera en francés (puesto que su editor es francés) y la segunda en español. Así que lo que tenemos entre manos no es una traducción hecha por una tercera persona sino una versión en español escrita por él mismo, en la que introduce las modificaciones que considera necesarias para que todo encaje a la perfección en el idioma correspondiente.

encuentro-romain_puertolasMe parecía importante, como me ocurre con todos los autores, saber qué lee Romain Puértolas. Ante esta pregunta afirmó que lee de todo, pero casi siempre narrativa. Elige muchas de sus lecturas cuando una portada le llama la atención y entre los autores españoles de referencia, Eduardo Mendoza estaría entre sus favoritos. No es de extrañar una vez leídos por mi parte ambos autores ya que considero que tienen en común el humor y una frontera muy fina entre realidad y fantasía.

Alguno de los asistentes le confesó que sus textos le recordaban demasiado a Jonas Jonasson (“El abuelo que saltó por la ventana y se largó”) y a Albert Espinosa (“Si tú me dices ven, lo dejo todo… pero dime ven”). Romain Puértolas se tomó el comentario con muy buen humor ya que parece ser que no era la primera vez que se lo decían. Según él, el libro de Jonasson le parece muy diferente a lo que él hace y sí ve más puntos en común con Espinosa, autor al que ha leído y admira mucho.

Yo no he leído a estos autores así que no puedo opinar al respecto pero veo que también son aficionados a títulos largos, títulos que son casi un microrrelato. Tal vez es un tipo de literatura que lo requiere y al menos “La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel” tiene sentido como título de esta novela. Pero daré más detalles sobre la obra cuando publique la reseña dentro de unos días.

 

 

 

Compártelo enTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *