El hada mancillada, de Joel Sanz Ablanedo

81BSXr9CdUL._SL1500_Joel Sanz Ablanedo es un escritor que cuenta sólo con este título publicado. Lo adquirí a través de la plataforma Amazon Kindle, ya que me apareció como sugerencia cuando estaba leyendo Mi alma por mi rey, de Virginia Pérez de la Puente. El libro de esta autora me pareció excelente, como ya sabréis los que hayáis leído la reseña, y tal vez eso generó un prejuicio que ha influido en mi decepción con El hada mancillada.

Pero al margen de comparaciones (puesto que aunque estemos en el terreno de la fantasía, son libros muy distintos) voy a centrarme en mi impresión sobre esta novela.

Como valores positivos, destacaré que tiene mucho de cuento clásico, como si fuera un homenaje a todas esas historias de Andersen, o los hermanos Grimm, etc. que todos hemos disfrutado de niños. Además, creo que es una historia bien planteada con un buen comienzo. La trama está bien desarrollada y cuenta con un buen final.

Esto da pie para pensar que tenemos una buena base, y así es en mi opinión. Sin embargo, hay otros aspectos de la novela que hacen aguas por todas partes.

Para empezar, creo que abusa de los tópicos: hadas, duendes, brujas, etc. Y, esto lo digo yo, que defiendo ardientemente que la literatura de género tiene que recurrir a ciertos tópicos para mantener lugares comunes, pero siempre bajo cierta medida y control. Creo que hay un exceso y esto se ve agravado por los “nombres” de los personajes. Las hadas son de colores y se llaman “Hada Azul” o “Hada Rosa”. La bruja se llama “Bruja gris”. También tenemos a Duende Travieso y a Leñador del Mal Humor y un lugar que se llama La Aldea. Para muchos lectores aficionados a la fantasía, los nombres de personas, razas o lugares son un aliciente y nos creemos todos esos nombres evocadores que nos transportan a lugares imaginarios. Así que este tipo de denominaciones me sugirió durante la lectura una gran falta de imaginación por parte del autor, como si no hubiera querido esforzarse en crear términos o nombres interesantes. Pero luego pensé: ¿se trata de ese problema o es más bien una elección? Tal vez sea una elección porque creo que sí que hay mucha imaginación en la historia o también creatividad en esas criaturas que se llaman “volaratas”. Así que si es algo voluntario, no entiendo por qué el autor ha optado por esa simpleza en los nombres.

Por otro lado creo que el título no se corresponde con lo que contiene y eso me ha desencantado a la hora de leer el libro. “Mancillada” es un término potente, que sugiere un drama, algo violento y contrasta muy bien con la idea que tenemos todos de las hadas (criaturas etéreas, bellas, que conceden deseos… ). Por eso el título me atrajo en un principio y por eso el contenido me ha parecido muy “descafeinado”. En este sentido los diálogos tampoco ayudan, puesto que son demasiado básicos. No se ven las distintas voces de los personajes, y esto los hace muy planos.

Dicho esto, reconozco que el libro está escrito con extrema corrección, y no he encontrado ni un sólo error de estilo ni ninguna errata (cosa que no se puede decir, lamentablemente, de todos los libros autopublicados). Así que es una pista más para pensar que el autor, en parte, sabe lo que hace.

Mi conclusión es que Joel Sanz Ablanedo es un diamante en bruto. Hay potencial, imaginación y seguramente muchas ganas de contar historias, pero ha de ser pulido. Escribir ficción es una tarea muy difícil y escribir buena ficción lo es aún más. Pero confío en que, en el futuro, me pueda topar con otra de sus novelas que pueda disfrutar sin ponerle pegas.

 

 

 

Compártelo enTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *