El cuento de la criada, de Margaret Atwood

portada-el_cuento_de_la_criada“El cuento de la criada” es una novela distópica (el título no debe confundir, ya que no pertenece al género breve) escrita en 1985 y que ganó, entre otros, el premio Arthur C. Clarke de ese año. Margaret Atwood no escribe en exclusiva ciencia ficción. Sin embargo, en esta novela demuestra su maestría a la hora de abordar el género distópico. Aunque no he leído ninguna otra de sus obras, considero esencial indicar que recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2008 así que, sin duda, es una escritora a tener en cuenta.

Respecto a El cuento de la criada, como en toda distopía, el lector no puede evitar preguntarse: ¿esto podría ocurrir? Por desgracia, en este caso, mi opinión es que sí. El motivo, al margen de cuestiones sociales y/o políticas de actualidad, es que los temas tratados no han perdido vigencia a pesar de los más de 30 años que tiene la novela.

Desvelando lo mínimo posible de la trama, explico que en “El cuento de la criada” la sociedad de un país occidental y democrático ha sufrido una involución debida a un régimen dictatorial, y la situación de las mujeres ha pasado a ser de total y absoluta sumisión. La historia es recorrida por temas clave como el machismo, la esclavitud, la falta de libertad, la polarización social… y muchos otros que son totalmente actuales. Por eso sus páginas nos sacuden de forma continuada y nos hacen buscar referencias de nuestro presente. Personalmente, la cantidad de escalofríos que he sentido leyendo “El cuento de la criada” han superado con creces los de la lectura de cualquier novela de terror.

Al margen de estos aspectos propios del género distópico que, por otra parte, siempre me parecen interesantes, los recursos narrativos que utiliza Margaret Atwood me han fascinado.

La narración está centrada por completo en la protagonista, que nos cuenta esta historia desde la primera persona y en tiempo presente. La cercanía e inmediatez de este recurso hacen que el lector conecte con el personaje de manera inminente.

Debido a la situación del personaje, la autora mezcla el tono frío que describe los hechos con un tono más cercano cuando se van desvelando las vivencias interiores de la protagonista: su angustia, su sensación de estar aprisionada, su intuición de que no hay futuro, y el pasado que ha perdido. Este último aspecto es abrumador y es lo que nos hace ver a ese personaje como alguien real, que sufre más de lo que admite en su relato y que podríamos ser cualquiera de nosotros.

Respecto a su pasado, el tema de la pérdida es esencial. La guerra y el vuelco que ha dado la sociedad ha hecho que su vida anterior desaparezca y sus recuerdos se mezclan con el presente. Margaret Atwood combina los dos tiempos de la narración sin solución de continuidad de manera que el pasado y el presente fluyen y se cruzan en el texto de forma natural. Creo que es un recurso arriesgado que podría llevar a la confusión en el lector, si no se hubiera hecho con la maestría que logra la autora. No sólo no resulta confuso, sino que nos ayuda a entrar en la mente de la protagonista a un nivel que acerca esta obra a la novela psicológica.

Cualquier nota que leamos sobre Margaret Atwood nos indicará que se trata de una escritora feminista. Cierto es que en “El cuento de la criada” se plantean temas propios del feminismo: el papel de la mujer, el papel del cuerpo de la mujer, la maternidad, la fertilidad, etc. Como mujer que soy, algunas situaciones que vive la protagonista me han impactado, conmovido y, como he sugerido más arriba, aterrorizado. Sin embargo, para mí la novela trasciende todo eso hasta plantearnos algo que no se trata sólo de la mujer, sino del ser humano cuando es esclavizado y forzado por una maquinaria sociopolítica contra la que no puede luchar.

Si he de ponerle una pega a la novela es que la lectura de los primeros capítulos es compleja ya que la autora va dosificando la información muy poco a poco. El lector se hace numerosas preguntas hasta que la situación se va haciendo visible y esto puede que desanime a algunos a continuar. Por suerte, yo no sentí ese impulso y encontré un punto de suspense que me llevó a seguir devorando la novela hasta sorprenderme con lo que se contaba en cada página. Ese asombro se ha mantenido hasta el final.

La autora deja por el camino algunos enigmas y matices del contexto inexplicados. Estas lagunas llevan a la historia a una grandeza que no sólo está en el texto mismo, sino en la sensación de que hay algo más grande detrás de él, y convierten esta distopía en algo casi tangible y real.

Para mí es una novela perfecta. Es, sin duda, una de las mejores que he leído en mucho tiempo y una de las mejores novelas de ciencia ficción que he leído nunca. Pocas veces voy a recomendar un libro con tanto entusiasmo, pero es que considero que todo el mundo (mujeres y hombres sin distinción, lectores de ciencia ficción y lectores reacios a este género) debería leer “El cuento de la criada”.

_______________

Si te ha gustado esta reseña, me encantaría que la compartieras. Si puedes aportar alguna idea que ayude a mejorarla, te agradeceré que dejes un comentario.  icon-smile-o

Compártelo enTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

2 Comentarios

  1. Me gusta la reseña,la verdad es que todas las que leí de este libro siempre fueron positivas y desde que me lo recomendaron llevo tiempo intentandolo conseguir.

    El único problema es que está descatalogado y no lo encuentro por ningún sitio a no ser pagando un precio desorbitado en el mercado de segunda mano.

    Yo sigo en mi empeño,mientras disfruto leyendo las pocas reseñas que encuentro por la red de lo que parece ser una maravillosa obra.

    • Sé que es fácil de conseguir. No sé de dónde eres pero me consta que el libro está en alguna biblioteca de Madrid. Si consigues localizarlo y estás en España, puedes recurrir al préstamo interbibliotecario. ¡Suerte en tu búsqueda, ya que seguro que disfrutarás de esta lectura!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *