Cuchillo de agua, de Paolo Bacigalupi

portada-cuchillo_de_agua“Cuchillo de agua” es una novela de ciencia ficción ambientada en en el sur de EE.UU. en un futuro próximo. Tiene tintes de ciberpunk aderezados con rasgos de la ciencia ficción ecológica.

El eje de la novela es la falta de agua. Los estados de California, Arizona, Nevada y Texas compiten unos con otros hasta la violencia extrema. Han construido vallas y muros para cerrar sus fronteras mientras que el gobierno central ya no tiene apenas capacidad para mediar ni tomar decisiones. Hay grandes corporaciones que controlan los ríos y los embalses, mueven grandes sumas de dinero (el precio del agua es elevadísimo) y controlan la vida de mucha gente. Toda esta situación tiene unas consecuencias humanas terribles: los refugiados se cuentan por miles y los muertos, también. La vida no importan gran cosa. Los muertos son sólo números que alimentan la lotería del recuento de cadáveres. Hay ciudades que al perder el suministro de agua, acaban por desaparecer y el periodismo se alimenta de estas tragedias hasta crear un nuevo género periodístico llamado “pornografía del colapso”.

En este contexto, el autor se acerca a varios personajes que se moverán en una trama cercana al género policíaco. A mi modo de ver, la novela presenta un  pequeño problema: al principio, la historia tarda en arrancar y el primer tercio de la lectura resulta un poco lento. Vamos viendo a los personajes de mayor peso y conociendo la problemática de fondo pero no terminamos de ver hacia donde va la historia. Una vez superado ese escollo, la trama avanza a buena velocidad y atrapa al lector.

Lo mejor, sin duda, son los personajes. Suponen un muestrario de esa sociedad que describe Paolo Bacigalupi: una periodista, un contratista de seguridad de una gran empresa, una joven refugiada texana que coquetea con el mundo de la prostitución, ejecutivos, abogados, etc… Pero no nos confundamos: Cuchillo de agua no es una novela coral. Los personajes son de carne y hueso y el autor profundiza en su presente y su pasado, en sus deseos y sus miedos. El toque magistral está en sus dobleces. Ningún personaje es bueno o malo y nunca sabemos lo que esperar de ellos. Eso le da a la historia una dimensión humana muy interesante y contribuye a la tensión narrativa. Los personajes se mueven entre el interés, la amistad, el amor y la traición pero si bien hay giros sorprendentes, ninguno resulta inverosímil. El lector conoce bien las motivaciones de los personajes, y puede llegar a ese nivel de empatía en el que, quizá no está de acuerdo con sus decisiones pero, los comprende.

Gran trabajo de este autor estadounidense. Nos muestra un futuro cercano que resulta bastante realista: muros en el sur de Estados Unidos, guerras por el agua, gobiernos a la sombra de grandes corporaciones… Es una novela futurista (¿?). De momento.

No os la perdáis y apuntaos también en vuestra lista de lecturas pendientes, como acabo de hacer yo, “La chica mecánica”, el libro con el que Paolo Bacigalupi saltó a la fama.

Compártelo enTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *