Clorofilia, de Cristina Jurado

Clorofilia es un texto a medio camino entre la ciencia ficción apocalíptica, la ciencia ficción ecológica, el cuento clásico y la mitología. No está mal para un libro que se lee literalmente en dos horas. Y es que Clorofilia es una novela corta en el sentido  más estricto del término.

Me gustaría recordar a los lectores que la novela corta es un género literario en sí mismo. Es más breve que una novela, con menos desarrollo en la trama y los personajes, pero que utiliza recursos narrativos propios de ésta y que, por tanto, no deberíamos encontrar en un cuento o relato.

Clorofilia cumple a la perfección estos parámetros. La historia se centra básicamente en tres personajes, la mayoría de la acción se desarrolla en un solo lugar y la trama es sencilla y lineal. Por otro lado, como recurso de la novela convencional encontramos el gran peso de las descripciones. Pero por supuesto, no están ahí solo por adornar el texto sino porque son necesarias. Me estoy refiriendo a las descripciones físicas del protagonista que, además, son magistrales. También hay un elemento que llama mucho la atención: la elipsis que hay entre los capítulos cero y uno. Este no es un recurso fácil de utilizar. Muchas veces nos da la sensación de que el autor ha tenido prisa o le ha dado pereza explicar algo. Sin embargo, cuando está bien aplicado, como aquí, enriquece la historia y le da una dimensión aún más ambiciosa.

Dentro de esta inteligente dosificación de recursos hay una complejidad temática: lo que no se cuenta, pero está detrás de las palabras que leemos. A la vez que se nos está contando la historia de Kirmen, se nos está contando la historia del planeta y de toda la humanidad, mirando al pasado, al presente y al futuro.

Todos estos rasgos del texto muestran claramente que Cristina Jurado maneja los recursos narrativos con gran habilidad. He de criticar algunos errores de estilo, como rimas y repeticiones (¿qué le voy a hacer? Al leer, soy puntillosa con este tipo de errores, puesto que, como escritora, me tengo que pelear con ellos constantemente. Aquel escritor que esté libre de pecado, que tire la primera piedra :p).

Si bien, esta pega no tiene gran importancia al lado de un texto tan interesante. Además, el principio y el final son excelentes.

La primera frase se queda en la memoria y es digna de entrar en uno de esos listados que recogen los mejores principios de novela de la historia de la literatura. Cito: «El fin del mundo lo pilló con la muerte en la garganta y corriendo contra el viento». 

Ahí queda eso.

El final es bellísimo. La autora ha comentado en alguna entrevista (por ejemplo, aquí) que eso fue lo primero que escribió de esta novela. Supongo que fue un acierto porque con ese material tuvo que elaborar un texto que, estando a la altura, condujera hasta esa apoteosis que deja al lector con muy buen sabor de boca.

Clorofilia es un libro que recomiendo sin dudarlo. Cada vez me gusta más la narrativa breve y con esta calidad, la disfruto el doble.

Con esta reseña estoy apoyando la campaña #UnAñoDeAutoras promovida por María del Mar González Gómez en su web Escribir Ciencia Ficción. Si también quieres apoyar, puedes empezar compartiendo esta reseña en tus redes sociales (no olvides utilizar el hashtag #UnAñoDeAutoras).

Deja cualquier comentario o escríbeme si tienes alguna pregunta.

Para estar informado/a de las novedades publicadas en Libros en vena, suscríbete a la lista de correo. Prometo que no recibirás spam.

 

Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

Soy escritora de fantasía y ciencia ficción. Mi primera novela, El Templo de los Inocentes, está disponible en formato digital en Amazon. Creé este blog porque la lectura y la escritura se deben compartir. Bienvenido/a. Participa. Comparte. Sugiere. Disfruta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *