Bola de sebo, de Guy de Maupassant

portada-bola_de_seboMaupassant es uno de los maestros del relato y Bola de Sebo se considera su mejor texto, a pesar de que fue el primero en ser publicado. Es, por tanto, una lectura obligada para todos aquellos a quienes les gusta la buena literatura.

Como escritor realista que es, Maupassant presta gran atención al detalle, tanto en la descripción de los lugares y personas como en la situación histórica que enmarca este cuento: la invasión del ejército enemigo tras la derrota francesa en la guerra franco-prusiana. Si bien, a veces, el exceso de descripción puede resultar tedioso para algunos lectores, cuando tenemos una pluma de semejante calidad, no ocurre así. Las propias descripciones nos van introduciendo en la trama y  la presentación de los personajes va creando la tensión que nos empujará a leer el relato sin parar.

La situación que se plantea es extrema partiendo de un hecho que no parece serlo tanto: en un territorio invadido, un grupo de personas desconocidas entre sí reciben permiso para abandonar su ciudad en un carruaje. Ninguno de los personajes espera que la travesía presente ningún problema. Pero si no fuera así, no habría relato. Cuando se presentan las dificultades veremos desfilar todas las bajezas del ser humano. Frente a la generosidad y dignidad de la protagonista, observaremos el daño que pueden hacer la hipocresía, el estigma social, la presión de grupo, el chantaje emocional y el egoísmo más absoluto.

Es un relato duro, dada la situación en la que se pone a la joven protagonista. Pero no hay que ser una mujer para entenderlo ya que cualquier lector será capaz de ponerse en su piel. Y lo que más impresiona es que se trata de una historia totalmente atemporal. No tiene por qué se esa guerra, ese viaje, o esos personajes… podríamos contar esa historia en muchos otros ambientes, porque cualquier mujer en múltiples contextos, podría encontrarse ante esa situación.

El texto remueve conciencias, puede hacer al lector sentirse incómodo si se ve reconocido en alguna de las actitudes de los personajes (más allá de lo que uno desearía admitir). Sin embargo, siempre va a ser un disfrute literario en  muchos sentidos: el ritmo de la narración, el cuidado con el que se va aportando la información que necesitamos o los giros argumentales que nos sorprenderán de forma constante. Gracias al estilo de Maupassant es, además, muy fácil de leer.

Relato de lectura obligada, disponible en cualquier biblioteca o librería. Puede que muchos de los lectores, lo tengáis en alguna estantería de vuestra casa sin que le hayáis prestado atención hasta ahora. Abrid ese libro y disfrutad.

Compártelo enTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Gema Moratalla García

Gema Moratalla García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *